¿Alternativa real?

La gestación subrogada, mal llamada vientre de alquiler o maternidad subrogada, es una técnica de reproducción asistida a la que cada vez recurren más mujeres españolas.

Consiste en solicitar la ayuda de una segunda mujer para que sea ella quien geste al bebé si la paciente no puede hacerlo por sí misma. Es una técnica a la que han recurrido personas famosas como Tamara Gorro, Miguel Bossé, Ricky Martin, la actriz Lucy Liu…

Pero la gestación subrogada no está para nada restringida a personas ricas y famosas. La mayor parte de las familias que han necesitado la gestación subrogada para tener a sus hijos son de clase media, con vidas normales y alejadas de la fama.

La ley española de técnicas de reproducción asistida no permite acceder a esta opción en nuestro país, pero se estima que alrededor de 1.000 niños y niñas llegan a España cada año, nacidos en países donde la gestación subrogada sí es legal.

¿Para qué mujeres está indicada la gestación subrogada?

Cualquier mujer que no pueda gestar por sí misma puede acceder a esta forma de ser madre, independientemente de si desea usar sus propios óvulos en el proceso, o quiere acudir a donante de óvulos (en ningún caso se emplean los óvulos de la mujer que gesta al bebé).

Los principales perfiles que nos encontramos son:

  • Mujeres sin útero (de nacimiento o tras sufrir histerectomía)
  • Mujeres con repetidos fallos en transferencias de embriones de buena calidad (a partir de cuatro transferencias fallidas, puede ser oportuno consultar esta opción con tu doctor/a)
  • Abortos repetidos (si se descartan descartan causas genéticas)
  • Endometriosis incompatible con la gestación
  • Distintas problemáticas uterinas (malformaciones, polimiomatosis…)
  • Cáncer de mama, endometrio u ovarios
  • Hipertensión
  • Insuficiencia renal grave
  • Lupus
  • Discapacidades

Todavía hay muchos médicos españoles que no informan a las mujeres que padecen estas dolencias de la posibilidad de ser madres por gestación subrogada; pero lo cierto es que es cada vez más común que las pacientes vengan derivadas por aquellos médicos que les han tratado por las dolencias antes mencionadas.

¿Cómo se realiza?

La mayor parte de las familias españolas realiza el proceso a través de empresas españolas, aunque no es obligatorio hacerlo así. También se puede contactar directamente con clínicas o agencias en los países donde la gestación subrogada es legal y realizar el proceso “por libre”.

Eso sí: a nivel económico, hacer el proceso a través de una empresa española como Interfertility puede acabar siendo más eficiente, porque los costes ya se han negociado de antemano, muchas veces con reducciones importantes por venir en grupo desde España.

Sea cual sea el camino que escojamos, necesitaremos:

  • Seleccionar una candidata dispuesta a gestar a nuestro hijo. Debe ser una mujer que ya tenga su propia familia, en una situación estable y con motivación para ayudar.
  • Organizar el procedimiento clínico, que será diferente si utilizamos nuestros propios óvulos o los de una donante.
  • Preparar todos los contratos y asegurarnos de que cumplimos todos los requisitos legales para que el bebé sea registrado a nuestro nombre, apareciendo nosotros en el certificado de nacimiento y no la gestante.
  • Comprobar que se ha preparado correctamente el seguimiento del embarazo, la cobertura sanitaria del bebé y la gestante, etc.
  • Tener claras las condiciones para volver a casa con toda la documentación necesaria para obtener el libro de familia, tarjeta sanitaria, etc.

 

pregnant-woman-1513171_640 (1)

¿Qué implicaciones psicológicas tiene ser padres por gestación subrogada?

Muchas familias acuden a nosotros con dudas sobre cómo será su relación con la gestante, o el efecto que puede tener en sus hijos a ver venido al mundo con ayuda de otra mujer. Se han publicado multitud de estudios al respecto, y las conclusiones son claras:

  • Los niños no tienen ninguna duda acerca de quién es su madre: la mujer que ha decidido que vengan al mundo, que les cría, les quiere y les cuida; aunque haya tenido que contar con la ayuda de otra mujer.
  • Es importante tratar este tema con franqueza. No se debe ocultar al entorno ni mucho menos al propio niño que se ha necesitado esta técnica de reproducción asistida.
  • Es positivo que los futuros padres puedan conocer a la mujer que les va a ayudar.
  • Las gestantes no se arrepienten una vez iniciado el proceso, ni se consideran madres de los niños. Entre otras cosas, por este motivo nunca se usan sus óvulos.

Se trata de un proceso largo (como mínimo en torno a un año, más si aparecen complicaciones), y es importante tener claras las expectativas. Para muchas mujeres, es importante también recibir apoyo emocional y conocer a otras personas que han pasado por el mismo camino. Nunca es fácil aceptar que el camino a la maternidad pasa por recibir la ayuda de otras personas, y algunas mujeres tienen miedos respecto a cómo las verán sus hijos, lo que opinarán sus vecinos o compañeros de trabajo… Para librarse de esos temores, de nuevo, puede resultar muy útil conocer a otras familias que nos expliquen como en la práctica el entorno reacciona siempre con mucho cariño y alegría ante la llegada del bebé.

¿A qué países se puede acudir?

Los principales destinos escogidos por las familias españolas son Estados Unidos y Ucrania, que además están en los polos del gasto final (en torno a 100.000€ en Estados Unidos y en torno a 40.000€ en Ucrania), pero se trata de una posibilidad también en Canadá, Rusia, Georgia y Grecia.

A la horade escoger el país de destino, los futuros padres deben tener en cuenta no sólo el presupuesto final, sino también las características de su sistema sanitario, la situación legal a la hora de volver a casa, el perfil de las gestantes, etc. En nuestra página web hemos publicado una aplicación interactiva para poder comparar unos países y otros:

¿Cómo empezar?

Si crees que la gestación subrogada puede ser tu camino, en España tienes la oportunidad de consultar tu caso con nuestros especialistas sin ningún coste ni compromiso inicial. Puedes escribirnos a interfertility@interfertility.es o llamarnos al 91-401-94-13, ¡y te ayudaremos encantados!

Un artículo de Santiago Agustín; codirector de Interfertility.

Gestación Subrogada www.interfertility.es