A diario nos llegan emails de personas que nos piden que les recomendemos una clínica de reproducción asistida para hacerse  el tratamiento en cualquier provincia española, y nuestra respuesta siempre es la misma: no podemos.

Sabemos que no es la respuesta que queréis leer, que no es lo que queréis escuchar, sabemos que esperábais ver la luz hacia donde dirigiros, pensando que sabemos en cuál de ellas tendrán más posibilidades de éxito vuestro tratamiento.

Somos conscientes que teméis equivocaros. Sabemos que tenéis miedo a arrepentiros porque quizás no habéis elegido “la mejor clínica”. Y somos conscientes porque también pasamos por ese momento de incertidumbre y de indecisión, sentimos en primera persona el temor a equivocarnos en nuestra elección.

Pero es que por el momento, y que nosotras sepamos, no existe la “mejor clínica de reproducción asistida”.

Si, es cierto, nos llegan muchos mensajes de personas manifestando su alegría o descontento con las clínicas,  que han estado contentas o descontentas con una u otra clínica,  pero al final, todo depende de varios factores que influyen en la percepción de  si la clínica es buena o mala:

  1. El punto del camino en el que te encuentras. No es lo mismo llevar cinco tratamientos que uno.
  2. El estado emocional del momento. Los tratamientos provocan desajustes emocionales, estrés, ansiedad, etc. Depende del momento en el que has acudido a la clínica puedes vivirlo de una manera u otra.
  3. Si el médico que te ha tocado cumple tus expectativas pre-elaboradas.

Y el más importante…

     4. El éxito de tu tratamiento.

Es decir, si has conseguido quedarte embarazada, seguramente recomendarás la clínica con los ojos cerrados. Pero insistimos. No es objetivo. Muchas otras mujeres/parejas en la misma clínica de reproducción asistida no lo habrán conseguido y habrán decidido cambiar.

Por lo tanto, no podemos hacerte eso. No podemos hacerte pensar que si vas a una clínica donde a nosotras nos parece que pueda ser “perfecta” (o casi)  vayas a conseguir el ansiado embarazo. Por ti y por nosotras. Porque si no es así…

Así, solo podemos recomendarte lo único que puede funcionar siempre: decide con el corazón.

Conoce las clínicas candidatas, conoce sus métodos y sus laboratorios, (cada caso y cada necesidad es distinta) haz una primera visita para conocer al médico y escoge aquella clínica donde te sientas cómoda, entendida, en conexión, aquella que te inspire confianza.

Acude a nuestros encuentros entre clínicas y pacientes, café con el experto o eventos sobre infertilidad. Conecta con especialistas usando los videochats que se van haciendo etc.

No sabemos si será el tratamiento será un éxito, pero es muy importante que salgas con la sensación de que sí lo será, porque sientes confianza en ese médico, en ese laboratorio, en todo el equipo al fin y al cabo, porque confías en sus tratamientos, porque te sientes cómoda cuando vas y porque, aunque evidentemente y por desgracia nunca será como en casa sientes y sabes que importas, que vuestro caso preocupa, que sois únicos y especiales y que esas personas que están ahí, frente a vosotros, van a hacer todo lo posible por conseguir vuestro sueño. Os van a escuchar, os van a explicar, van a compartir con vosotros, y os van a hacer, en la medida de los posible, partícipes de cada paso. Escucha a tu corazón. a pesar de que nunca será como en casa, de alguna manera puedes llegar a sentirte tan querida y tan entendida como si en realidad fuese tu casa.