Imagino que ya te habrás enterado, pero por si acaso, te cuento:

El día 2 de junio organizamos la III Quedada Nacional de Infértiles.

Es un día muy especial para nosotras ya que en muchas ocasiones es la única vez al año que conseguimos vernos, estar unas horas juntas y dejar por fin de comunicarnos vía whatsapp.

Además, es vuestro día. Nos juntamos cerca de 100 personas que llegamos desde todos los puntos de España: Huelva, Granada, Murcia, Alicante, Valencia, Mallorca, Barcelona, Zaragoza, Teruel, Santander, La Coruña…

Los nervios del principio se notan en el ambiente.

Nosotras porque deseamos que todo salga perfecto y hasta que no lo vemos no nos relajamos.

Vosotros, porque en muchas ocasiones no conocéis a nadie y tenéis miedo, nervios….

Pensáis: aich, no conozco a nadie, ¿qué hago yo aquí? igual no tenía que haber venido, qué mal…

Pero, ¿sabes una cosa? Que eso se pasa. Se pasa muy rápido.

De repente, comienzas a hablar con la persona que tienes al lado y algo especial surge. No sabes qué está pasando. No sabes porqué estás hablando con esa desconocida y estás abriendo tu corazón, pero lo haces.

Y te sientes bien.

Y el ambiente se llena de magia. Magia de la buena. Ya no hay desconocidos. Es como si nos conociéramos de toda la vida.

Es un día especial. Muy especial. 

Recuerdo la primera Quedada. Fue en Valencia. La organizaron tres compañeras de batallas e invitaron a la asociación a participar. Fuimos Fini y yo.

Recuerdo estar nervioseta porque no conocía a muchas de las chicas que iban a ir. Habíamos hablado por redes sociales. Pero eso es una cosa. Verte en persona es otra diferente.

Estábamos esperando y una loca vino corriendo hacia mí. No sabía quien era ella, pero ella sí sabía quien era yo.

Y qué ilusión me hizo conocerla por fin. Ponerle cara. Escuchar su voz…

Y así me ocurrió con todas las mujeres que allí había. Y sí, lo has adivinado. Fue mágico. Fue un fin de semana muy especial. Único.

El domingo cuando nos despedimos fue un drama. Una llorera…

¿Cómo podía ser? ¡Si apenas las conocía! Pero la realidad es que ya eran parte de mí. De mi historia, de mi vida.

Lo que quiero decir con esto es que no te quedes en casa por miedo a no conocer a nadie o por vergüenza. Si vienes, no te arrepentirás. Lo sé.

Si te apetece inscribirte, puedes hacerlo aquí

Y el programa…creo que es inmejorable, ¿no te parece? Puedes verlo aquí 

Te recuerdo que será el día 2 de Junio en Madrid. Espero que nos veamos. Tenemos muchos abrazos para repartir💚